La redacción del Plan de Movilidad Urbana que se está llevando a cabo en Torrelavega da la posibilidad de que los ciudadanos expresemos cómo entendemos que podemos mejorar la ciudad. En su web, ya indican algunas de las medidas que se están llevando a cabo: encuestas telefónicas, instalación de aforadores de tráfico, buzón de sugerencias…

Mi forma de ver la ciudad del futuro está ligada al desarrollo tecnológico de la misma. Es decir, en una verdadera inversión en este campo que pueda generar una constante retroalimentación del estado de la ciudad: situación de autobuses urbanos, número de aparcabicis, afluencia de tráfico en diferentes puntos y minutos, disponibilidad de estacionamientos, aglomeraciones en las aceras peatonales…

Por tanto, la propuesta que planteo podría resumirse en una frase: el poder de los datos abiertos.

Compresión del problema

Creo que antes de sugerir una peatonalización, un nuevo vial o un nuevo carril bici, es necesario comprender cómo actuar ante un problema. Hace unos meses, el ayuntamiento informaba acerca de que se estaba analizando el tráfico rodado de la ciudad (noticia): hasta 27 controladores que determinarían la afluencia de tráfico que hay en diferentes puntos de la ciudad. Esto es parte de la receta con la que se quiere dar salida al Plan de Movilidad.

Creo que la idea es buena, pero las ciudades crecen y evolucionan; pierden y ganan población; son orgánicas y responden a un factor: sus usuarios. A pesar de que "el futuro de la ciudad se encuentra amenazado", no signfica que no pueda estar a la altura de las mejores. Para ello veo necesario una verdadera disposición de los datos, a tiempo real, con acceso totalmente público y que además pueda ser reutilizado.

El poder de los datos

Este texto de la Advancing Public Transport explica algunos de los beneficios que tiene liberar la información, en este caso la del transporte. Entre ellos se encuentran:

  1. La disposición para reutilizar esos datos en beneficio de los usuarios.
  2. La posibilidad de analizar a diario los servicios de transporte.
  3. Las mejoras de la experiencia de usuario para los habitantes y su mayor fiabilidad.

En un escenario donde los datos son públicos, es el conjunto de la ciudadanía el que puede y debe ser partícipe en el planteamiento de las respuestas y soluciones a los problemas que surjan en la propia ciudad.

Ejemplos de uso

No tenemos que irnos muy lejos para encontrar ejemplos de esta naturaleza. Santander dispone de un portal donde se muestra esta idea de mantener una ciudad actualizada (enlace).

Otros ejemplos de ciudades que han participado de la liberación de sus datos son:

  1. Barcelona
  2. Bilbao
  3. Sevilla
  4. Madrid
  5. Gijón

En esta charla, se propone un enfoque de cuanto aquí se plantea: los datos abiertos han de ser accesibles y con la posibilidad de reutilizarlos. Todos podemos mejorar nuestra ciudad, no sólo en cuanto al transporte, también en otros muchos y diferentes ámbitos. El hecho de disponer de estas herramientas significa, nada más y nada menos, que los habitantes se involucren activamente en el desarrollo de su entorno.

  • Si quieres saber más sobre el PMUS de Torrelavega puedes hacer clic aquí.
  • Si quieres participar, puedes hacerlo desde este enlace.